Fintechs listas para largar diferenciándose con CX

Open Bank, el banco digital del Grupo Santander, ya tiene todo listo para empezar a operar en Argentina el año que viene. De este modo, podría convertirse en el tercer banco 100% digital en operar en el país, además de Wilobank y Brubank, que también calientan motores apuntando claramente al segmento de los no bancarizados, que en Argentina supera el 50% de la población y en aumento, a contramano de lo que sucede en otros países de la región.

«Openbank está pensado como una empresa de tecnología que brinda servicios financieros. En ese sentido, creo que mi experiencia va a sumar en el punto de vista de poner al consumidor en el centro. Creo que hay una oportunidad de pensar el negocio de una forma diferente, de romper las tradiciones, cumpliendo absolutamente con todas las normas regulatorias», dijo Federico Procaccini, CEO en Argentina, y no casualmente ex de Google y Mercado Pago.

Lo interesante del nuevo banco es su propuesta de valor diferenciadora donde la experiencia del cliente juega un factor clave. Nos estaremos desbancarizando pero la penetración de smartphones no hace más que crecer. Aprovechando esto, uno de los objetivos del banco es cumplir el deseo de muchos usuarios que sueñan con no pisar nunca más una sucursal y para eso ofrecerá todos servicios 100% online

Además, OpenBank haciendo honor a su nombre, ofrecerá un contact center 24 horas los siete días de la semana. Esto creo que realmente es interesante, en primer lugar porque confirma la necesidad de contar con un centro de contacto con especialistas dispuestos a ayudar en el canal que sea y en el momento que sea. En segundo lugar, porque evidentemente subirá la vara de la industria estimulando la competencia.

Pero Open Banking, además de una marca, también es un concepto que implica algunas cuestiones interesantes. En Reino Unido, por ejemplo, un nuevo régimen de Open Banking fue lanzado recientemente. En su nivel más básico, les brinda a los clientes el control de sus datos bancarios y, lo que es más importante, con quién se comparte.

De este modo, los nueve bancos principales de este país se han visto obligados a permitir a terceros que se conecten con los datos de sus clientes, pero solo si los clientes dan su permiso. Esto es importante porque, por primera vez, estos datos han sido liberados de la mano de un puñado de bancos.

Si un cliente lo elige, puede hacer que su información bancaria sea accesible para las nuevas empresas tecnológicas que puedan tener un uso innovador para ella, desafiando posiciones de empresas que tienen un control estricto de los datos crediticios, al estilo Veraz.

Esperemos que en Argentina la revolución Fintech también resulté innovadora en estos aspectos.

Publicado por Joaquín Frias

Desde hace más de 15 años escribo sobre negocios y tecnololgía. Editor en CCSur.com, socio en Coworc.com